Fotos: Pablo Lozano.

(KSM) El peleador de peso completo Andy “Destroyer” Ruiz Jr., sin duda es la luz y la sombra del 2019, luego de dar una de las sorpresas más grandes en la historia del deporte mundial, destronando al inglés Anthony “AJ” Joshua en los Estados Unidos. Para la revancha en Arabia Saudita aumentó de peso y no hizo una preparación adecuada, dando una de las peores peleas de su carrera, generando una gran decepción en el medio boxístico, quien espera logre recomponer el camino.

Ruiz salto a la fama la noche del 1 de junio en Nueva York, donde enfrentaba al triple campeón mundial e invicto inglés Anthony Joshua, en una pelea en la casi nadie esperaba una victoria del mexicano, quien incluso visitaba la lona muy temprano en la pelea, lo que hasta entonces parecía normal.

Conforme avanzó la pelea y se forzaron los intercambios de golpes, Andy fue tomando confianza y lograba conectar en la cabeza al campeón que sorpresivamente se iba a la lona, sin llegar a ser algo sobresaliente, pues muchos esperaban la reacción de Joshua y el final del pleito.

Sin embargo, visiblemente lastimado, Ruiz aprovecho el momento para lanzarse con todo al frente y rematar al inglés, consiguiendo así una victoria en ese momento histórica, ya que era no solo el primer campeón mundial mexicano de los pesos completos en la historia, sino tricampeón de un solo golpe.

Eso le generó una serie de eventos especiales, homenajes y reconocimientos de parte de muchos sectores de la vida pública nacional e internacional, una recepción de héroe en la Ciudad de México por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, y luego la visita a TV Azteca ante cientos de medios de comunicación nacionales e internacionales.

El dinero y la fama habían llegado para Ruiz, y también las tentaciones propias de la misma, ya que por tanto festejo y situaciones extradeportivas, el entrenamiento se dejo de lado, no se hizo un trabajo adecuado para una revancha que sería en Arabia Saudita, donde había una importante bolsa garantizada para ambos.

Para este segundo combate, las expectativas eran muy distintas, pues muchos creían en que Ruiz repetiría la dosis a Joshua, otros en la revancha de parte del europeo, pero todos esperaban una gran pelea, de choque. Llego el momento del pesaje y el mexicano daba un mayor tonelaje al de la primera pelea, visiblemente descuidado, mientras que Joshua presumía su excelente entrenamiento.

La pelea fue de un solo lado, con Joshua dominando ampliamente el combate, imponiendo condiciones, y al final, retomando los títulos WBO, WBA e IBF, mientras que en la conferencia de prensa final, Ruiz admitía que tantas cosas extradeportivas lo alejaron del gimnasio, no entrenó como debía y eso le significo la derrota.

Ahora, la moneda esta en el aire, sobre si Ruiz regresara a los encordados para buscar una nueva oportunidad de campeonato mundial, que en eta ocasión sería por el WBC, organismo que ya le ha hecho la invitación, o que si será el final de un sueño, el cual se repite muchas veces en el mundo del boxeo, se gana el cinturón un día y se pierde al otro día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: