Jhonny González, un campeón hecho 100% en un camellón.

Fotos: Pablo Lozano.

(KSM) La colonia Constitución de la República al norte de la Ciudad de México es el lugar de donde surgió uno de los campeones más emblemáticos del boxeo mexicano, un hombre llamado Jhonny González, que por ser víctima de abuso escolar de parte de sus compañeros a los 9 años de edad, inicio sin querer un sueño que más tarde se convertiría en un estilo de vida a partir de un costal de box colgado de un árbol en un camellón entre basura y contaminación.

“Al ver cómo me maltrataban mis compañeros fue como se motivó para enseñarme lo que es el boxeo, me gustó, aprendí como se debía golpear, donde debía ser el golpe, aunque luego yo abusaba de mis compañeros porque ya sabía defenderme pero con la disciplina que me inculcaron mis padres eso se me fue quitando”, recuerda Jhonny.

Sin embargo, las carencias económicas que pasaba de niño no es un mal recuerdo en su vida, sino la mayor motivación para ser alguien en la vida, “una vez le dije a mi padre que me comprara unos tenis buenos, unos caros y me dijo mi padre que era mucho dinero, de ahí se me quedo muy grabado eso y que debía entrenar muy fuerte, ya cuando sea profesional voy a ganar dinero y poder comprarme lo que yo quiera, creo que fue de las motivaciones más grandes que me hicieron salir adelante en el boxeo”.

Jhonny es hijo de un ex boxeador, Miguel Ángel “El Ratón” González, que junto con su hermano José Luis “El Grillo” González (QEPD) fueron los iniciadores de la escuela de box en el camellón de Eduardo Molina frente a la Prepa 3 de la UNAM en la Delegación Gustavo A Madero.

Lograr el campeonato del mundo un 29 de octubre de 2005 fue uno de los momentos más alegres y uno de los más tristes en la vida del “Bombardero” por la partida de su primer entrenador y tío Luis González.

“Recuerdo bien que fue un 29 de Octubre de 2005, fue algo muy bonito para mí pero al igual muy triste, porque mi tío que entrenaba, el que me manopleaba, me daba consejos y veinte días antes de la pelea fallece, fue un golpe muy doloroso para mí, yo dije en ese momento que ya no quería pelear, mis amigos y familiares hablaron conmigo y me ayudaron a entrenar, esa noche ganamos y hasta la fecha ese título se lo dedico a él que sé que estuvo esa noche conmigo y me ayudo a ganar”.

Pese a que por muchos años fueron un equipo ganador, que llegaron al título mundial, una dolorosa derrota que ni Jhonny ni su padre Miguel Ángel “El Ratón” González imaginaban, más otros factores, se dio una separación solo como equipo, y tras varios años volvieron a reunirse.

“Ya pasamos esa etapa, ya maduramos en ese aspecto, por ahí todos saben que cambie de entrenador un tiempo y me fui con Nacho (Ignacio Beristaín), ahora estoy de nuevo con mi papá, toda esta distancia nos sirvió a ambos para aprender más del boxeo, hoy las cosas son muy diferentes porque ya es un entrenador más completo y dedicado a mí”.

El día que decida ponerle punto final a una brillante carrera desea que sea de la mano de su mejor amigo, su padre, “él sabe que lo quiero mucho, que trabajamos, que somos un equipo, yo ya se lo  dije, yo inicie con él dentro del boxeo y el día de mañana espero retirarme de igual manera con él, el día que logre colgar los guantes va a ser al lado de mi señor padre porque fue él quien me enseño todo dentro del boxeo”.

Ubicado dentro de los primeros puestos dentro de la clasificación mundial del WBC, González Vera no quita la mirada del actual campeón Miguel Berchelt, seguro de que su trabajo le alcanzará para buscar de nuevo una corona mundial y así redondear una brillante e impecable carrera.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: