Aunque les duela Cruz Azul es grande: “Conejo” Pérez.

Foto: Pablo Lozano.

(KSM) Ahora como entrenador de porteros del conjunto de Cruz Azul, el ex portero Oscar “El Conejo” Pérez, dio sus puntos de vista de porque y pese a no haber conseguido un título de Liga desde hace 23 años, el cuadro cementero sigue siendo un cuadro grande del futbol mexicano. Agradecido con la vida que le permitió vivir el sueño de ser futbolista profesional por 25 años.

“Hace poco se cuestionaba qué si Cruz Azul era grande o no, y es grande le duela a quien le duela, al final es así, donde quiera que te pares es así, hay muchísima gente que llegue, en los aeropuertos vemos mucha gente”, dijo.

En lo personal “el haber llegado a Cruz Azul fue una gran satisfacción, es un orgullo y un honor poder estar en esta gran institución. Me tendieron la mano, me apoyaron, confiaron en mí y les estoy muy agradecido por todo eso, por eso yo trate de brindarme al máximo, ser el mejor, respetarla, de llevar los colores siempre al frente”.

A la parcialidad celeste “creo que la afición más importante es la de Cruz Azul, porque pase lo que pase y con todo lo que hablan y dicen, el seguidor de Cruz Azul siempre esta ahí, momentos buenos, momentos malos”.

Una de las virtudes que siempre ha notado en el equipo, a lo largo de los últimos años, es ser un equipo constante, “Cruz Azul ha jugado muchas Finales y no se han dado, pero ha sido muy constante, y aquí en el futbol mexicano no es fácil que un equipo constantemente este apareciendo en finales, esta bien, hay que ganarlas, pero creo que toda la historia, todo lo que lograron, todas esas estrellas, jugadores, la institución eso no le va quitar lo grande que es y lo importante que es para el futbol mexicano”

Algo que hace atractivo al equipo para los aficionados al futbol es ser un equipo que promueve la unión familiar, “es un club con el que la familia se identifica, vas al estadio y la puedes pasar tranquilo, estar bien, sin ningún problema, siempre pasa algo, no es perfecto, pero eso proyecta a Cruz Azul, que es social, que es familiar, es un equipo que a la gente le gusta mucho”.

Cuando mira lo que fue su carrera “me tocaron cosas extraordinarias, no podría reprochar nada, jugué 25 años, que pocas veces se da, pude ser campeón, que ese era mi objetivo ante de retirarme, eso quería, lo logre, la verdad es que me fui tranquilo, estoy contento con todo lo que viví, si tenía algo que me falto que fueron unas olimpiadas, nunca pude ir”.   

Su despedida en la cancha del Estadio Azteca es uno de los momentos que más atesora, “el sentimiento de volver a esta gran institución, de volver a donde inicie, se podría decir que donde nací profesionalmente, que para mí era como un objetivo, volverá Cruz Azul, se dio, el saber que ya no iba a jugar más, pasaban por mi mente tantos recuerdos que tengo de todos mis equipos, de mis actuaciones, fue como una recopilación de todo lo que estaba viviendo y que era el fin de toda esa aventura, de muchas cosas, que ya no estaban mis padres, que no me pudieron ver terminar, tantos sentimientos que tenía adentro, ahí lo saque todo, fue algo increíble y lo disfrute mucho”.         

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: