Team “Pivi” Romero modifica sus entrenamientos por Covid-19.

Foto: Pablo Lozano.

(KSM) Juan Pablo “Pivi” Romero y su padre Pablo Romero, no han cesado sus entrenamientos, sin embargo, han hecho cambios importantes en el plan de trabajo, ya que al no tener una certeza sobre qué pasará con la pandemia por el Covid-19, el trabajo se ha enfocado en la parte física general y la depuración de la técnica, como lo explicó este miércoles el profesor Pablo Romero, padre y entrenador del Campeón FECARBOX de peso welter del WBC.

“Efectivamente estamos en una etapa de transición, un poquito complicada, que no tenemos datos que nos permitan planificar de una forma ordenada el siguiente combate, el siguiente compromiso, nosotros decidimos abordar una etapa general de preparación en donde nosotros estamos incorporando otros elementos, desarrollando un perfeccionamiento técnico, tocamos puntos tácticos y ponemos mucho énfasis al mantenimiento de la forma deportiva que habíamos adquirido desde el año pasado”, explico el profesor Romero.

A falta de un combate en puerta, “con un compromiso que se suspendió por lo de la pandemia, decidimos planificar un poquito atendiendo esas cuestiones, mantener un poco la forma deportiva, no vamos a dejar caer los índices de fuerza, no vamos dejar caer la flexibilidad, la elasticidad, vamos a trabajar de una manera un poquito más ordenada”.

Cuidar el peso es una de las prioridades, “la idea es tener una ingesta adecuada para no aumentar nuestros índices de grasa y abordar algunos aspectos que en la etapa anterior no nos venían resultando de una manera adecuada, por ejemplo, la técnica”.

Boxísticamente “estamos implementando diferentes combinaciones básicas del boxeo como la combinación número uno, recto de izquierda, recto de derecha y volado de izquierda, y estamos incorporando un elemento complejo como un paso atrás o un remate, y vamos trabajando en ese sentido sin despegarnos de nuestra actividad del boxeo, pero sin descuidar la parte del trabajo físico general”.

“De entrenada, las sesiones de entrenamiento que nosotros implementamos las retrasamos en tiempo, es decir, nosotros la hacemos entre las 7 y las 8 de la noche, y nos ha dado resultados. Hemos implementado lecturas, cápsulas de información, tanto de nutrición, técnico-tácticas, control de emociones, control de estrés pre competitivo, y nos ha funcionado”, concluyó.  

Romero Marín no pelea desde el pasado 11 de septiembre del 2019 cuando tuvo actividad en Corregidora, Querétaro, donde hizo la primera defensa de su cinto WBC frente al dominicano Ranses “El Faraón” Payano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: