Elías Emigdio, el Tigre de Zitlala.

Fotos: Pablo Lozano.

(KSM) Originario del Municipio de Zitlala en el Estado de Guerrero, razón de su nombre de batalla, Elías Emigdio Abarca, es una de las figuras más representativas del boxeo mexicano a nivel olímpico de los últimos años, siendo el corazón del equipo nacional por varios años. Aunque no pudo llegar a su tan anhelada medalla de oro olímpico en Rio 2016, eso lo le quita de la cabeza seguir luchando por ser el mejor, aunque ahora lo hace dentro del terreno profesional.

Elías y sus padres llegaron del Estado de Guerrero a Naucalpan en el Estado de México, con muchas ilusiones por crecer, sin embargo, el primer golpe en contra de ellos fue llegar sin un peso en la bolsa y sin algo que comer, “yo admiraría a esta gente porque considero que ellos también tienen una pelea diaria en la cual sobreviven, es la realidad, sobrevivimos todos los días, en estas calles no sabes si puede regresar a la puerta de tu casa una vez que tienes un pie afuera”.

El gusto por el deporte es una herencia familiar, y es precisamente su señora madre quien lo motiva a practicar algún deporte y su padre lo encamina al boxeo.

“Al principio no le tenía amor al deporte, mi mamá me metió a los once años y le fui agarrando amor cuando lo practicas, me fui motivando porque veía peleas, peleas de campeonato, yo como boxeador lo siento y quiero tener fruto de ese gran trabajo, siento una gran satisfacción cuando me levantan la mano y la gente aplaude”, menciona.

“Mi papá se puso los guantes, él sabe lo que se siente, yo quiero ser lo que mi padre no pudo ser”, agrega.

Su etapa olímpica quedó marcada por un 2013 donde pudo tocar el cielo al ser nombrado el peleador Más Valioso de la Serie Mundial de Boxeo, “eso me lleva un poco a elevar mi ego y también a creer que podía hacer cosas increíbles”.

Y el infierno al caer en la pelea que tanto soñó frente un kazajo en pleno Zócalo capitalino, “me visualizaba levantando la mano ahí en el Zócalo y haciendo historia pero no se dio de la manera que yo quería y caigo ante un kazajo muy fuerte y empiezo a culparme, creo que le falle a la gente, creo que le falle al equipo”.

Además de su actividad deportiva es alumno de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) donde cursa la Licenciatura en Derecho Internacional en el plantel Cuautitlán Izcalli, además de contar con el rango de Soldado Oficinista dentro del Ejercito Mexicano.

Más allá del deporte Emigdio ya forma parte de la historia de la UAEM al ser el primer alumno de dicha institución en participar en unos Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro 2016.

En su etapa olímpica “una de mis mejores experiencias hasta el momento es el poderme haber enfrentado a los mejores, ser considerado uno de los mejores y ganar ese galardón, siempre me veo como el retador, el que viene por todo, nunca quiero quedarme con las sobras, no soy alguien conformista”.

A manera de broma resume lo que ha sido su vida como “la historia de un hombre llamado Elías Emigdio, una lucha de todos los días con tal de romper fronteras, tirar lo imposible y buscar mejores condiciones de vida”.

Para el año 2018 vino el primer descalabro dentro del terreno profesional para Emigdio, al caer a manos del poblano Daniel “La Popis” Rojas en la propia Ciudad de México, esto dentro de la llamada Gala de Ring Telmex-Telcel.

Elías forma parte del equipo de peleadores del reconocido Ignacio Beristaín en el gimnasio Romanza de la capital mexicana, con un historial de 8 triunfos por 1 derrota y 2 empates.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: