Chávez explica que hay detrás del “Sueño de un Campeón”.

Fotos: Pablo Lozano.

(KSM) La leyenda del boxeo mexicano Julio César Chávez, ofreció la tarde de este jueves en el Auditorio Metropolitano de Puebla una plática denominada “Sueño de un Campeón”, donde expuso los momentos que marcaron su carrera dentro y fuera de los cuadriláteros, las alegrías y tristezas que lo llevaron a ser el mejor boxeador que ha dado nuestro país y uno de los mejores de la historia.

“Cuando era pequeño me daba coraje que ver que mi madre trabajaba mucho, éramos 11 hermanos y yo le decía que cuando fuera campeón del mundo le iba a comprar su casa y la iba a sacar de trabajar, cuando gane un torneo amateur no paso nada, pero cuando le dije que iba a ser profesional se opuso rotundamente, ella no lo quería, le dije que me dejara hacer 10 peleas y si perdía una, me retiraba, y termine haciendo más de cien”, recuerda Julio.

Luego de la pelea contra “El Macho” Camacho, “me empecé a sentir solo, vacío, tan triste, rodeado de mucha gente, si tengo el cariño de mucha gente, tenía lo que yo soñaba desde niño, porque yo venía de familia humilde, con mi padre alcohólico, y yo decía que no iba a ser como padre y fui peor que él, hice la cosa más estúpida que fue refugiarme en el alcohol y la droga”.

En el inicio de los vicios “al principio se siente chido, jalarle al primer cigarro de marihuana, seguía ganando peleas, ya empezaba tener problemas con mi esposa, con la gente que más que quería, me empecé a convertir en un ser que no era yo, tenía una mansión y me la pasaba refugiado ahí, con mi yate, con mis coches, y me la pasaba encerrado en el cuarto de los trabajadores”.

Luego de dos experiencia en clínicas para las adicciones y múltiples demandas de Don King, de su esposa, del SAT, pudo salir adelante, “el día de hoy aunque ustedes no lo crean tengo 10 años limpio, no ha sido fácil, he estado en un hilo de volver a caer, se me ha muerto un hermano, yo he tenido que encerrar  a veces a mis hijos, esto es de prevención y atención, hay que estar al pendiente de los hijos, si llega tarde, si le ven algo raro, porque las drogas te llevan a solo tres cosas, a la cárcel, a al crimen o a la muerte”.

El originario de Ciudad Obregón, Sonora, sostuvo su último combate profesional la noche del 17 de septiembre del 2005 en Phoenix, Estados Unidos, frente al local Grover Wiley, dejando su historial deportivo en 107 triunfos, 6 derrotas, 4 empates y 85 nocauts.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: